La Unidad de Medio Ambiente de la Policía Local de Mogán, en colaboración con la patrulla del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil del puesto de Vecindario, en Santa Lucía, han detenido a dos personas por delitos de maltrato animal. Uno de ellos tenía un cachorro muerto y otros cuatro abandonados, y el segundo causó supuestamente varios incidentes en la calle. Los animales les han sido incautados, trasladándose las diligencias policiales a los juzgados.

La primera detención se produjo el 8 de abril a raíz del ataque de dos perros a un gato, al que las heridas ocasionadas le costaron la vida mientras era tratado en un centro veterinario. “Una vecina grabó lo sucedido, ante su estupor nos hizo llegar las imágenes y procedimos a actuar”, ha relatado un agente adscrito a la Unidad de Medio Ambiente de la Policía Local de Mogán, que ademas apunta el dueño de los animales había sido denunciado hasta en dos ocasiones anteriores a los hechos por pasear con estos en los espacios públicos sin emplear correa y collar o cualquier otro sistema de sujeción seguro, tal y como recoge la Ordenanza Municipal sobre Protección y Tenencia de Animales. Los perros han sido catalogados como potencialmente peligrosos, por lo que el propietario deberá obtener la correspondiente licencia si desea tenerlos. En caso de no hacerlo se puede enfrentar a una sanción de hasta 6.000 euros.

La colaboración ciudadana también cumplió un papel fundamental en el segundo de los casos. En el patio de una vivienda un hombre mantenía, rodeados de excrementos de varios días, sin agua y apenas sombra, a cinco cachorros de perro de unos dos meses, uno de estos muerto. “El vecino de al lado estaba haciendo trabajos de reparación en su casa y la persona encargada de los mismos vio lo que estaba ocurriendo”, ha explicado el agente. El cadáver del animal fue trasladado a la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Las Palmas para esclarecer las causas del fallecimiento. El responsable de este delito tenía a los animales en acogida cedidos por una protectora. Fue detenido el 12 de abril.

El agente policial ha señalado que los dos detenidos “se enfrentan, además de a la incautación de los animales, a la no tenencia de mascotas durante el tiempo que estime a la autoridad judicial y a posibles penas de prisión de entre seis meses y un año”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.