Varias cadenas de supermercados están limitando la venta de aceite de girasol para evitar el acopio descontrolado de este producto y su consiguiente desabastecimiento en las tiendas.

El principal proveedor de este producto es Ucrania y algunas empresas importan el 60% de su aceite de girasol desde dicho país. Varios supermercados han decidido limitar las compras evitando así que se propague un efecto como el que ocurrió con el papel higiénico al comienzo de la pandemia del coronavirus.

Las empresas afirman que limitando la venta lograrán suministrar aceite sin ningún problema a los clientes que lo necesiten.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.