El Servicio de Resguardo Fiscal del Aeropuerto de Gran Canaria y durante un control de pasajeros procedentes de Sevilla, localizó en el equipaje de mano de uno de los viajeros una caja de madera de pequeñas dimensiones en la que venían de forma hacinada 39 ejemplares de pájaros, siendo este medio de transporte incompatible con un mínimo de bienestar animal, amparando dicha partida de animales con un certificado veterinario para el traslado de 16 canarios.


Por tales hechos, la Administradora de Aduanas e Impuestos Especiales del Aeropuerto, hace entrega de los animales al Servicio de Protección de la Naturaleza, SEPRONA, de la Guardia Civil de Las Palmas, para su traslado al Centro de Recuperación de Fauna del Cabildo de Gran Canarias y para que se hagan cargo de la investigación del hecho.

Tras la identificación e inspección de los animales realizada por el veterinario del Centro de Recuperación de Fauna D. Pascual Calabuig, se confirmó que se trataban de aves silvestres concretamente 5 linaceros (Linaria cannabina), 5 Lugano (Carduelis spinus) y 29 Jilgueros (Carduelis carduelis) gran parte de ellos sin anillar y los que poseían anillas estas eran abiertas, sin identificación del propietario y no oficiales, además carecían de recipiente de agua y comida encontrándose un ejemplar muerto.

En las gestiones realizadas por el SEPRONA se averigua que los animales procedían de la provincia de Huelva, donde hay declarada una alerta por la detección de un brote de influencia aviar, procediendo el veterinario a realizar un chequeo a todo el colectivo de pájaros intervenidos confirmando los análisis que las aves no están afectadas por el virus pero si se detecta una grave parasitosis y una alta carga de clostridios, que causó la muerte de catorce ejemplares debido al estrés durante el transporte.

Estas aves gozan de un régimen de protección general conforme a la Directiva 2009/147/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 30 de noviembre de 2009, relativa a la conservación de la aves silvestres, estando prohibido matarlas o capturarlas de forma intencionada, no habiendo emitido la Junta de Andalucía ninguna autorización para captura excepcional de aves fringílidas desde hace más de dos años.

Por esta acción de capturar y poseer fauna silvestre contraviniendo las leyes de carácter general y por un maltrato injustificado al traer los animales de forma hacinada causando la muerte de ejemplares, se instruyen diligencias contra un vecino de Telde (Las Palmas) por un presunto delito relativo a la Protección de la Flora, Fauna y Animales domésticos y entregado en el Juzgado de Guardia de Telde (Las Palmas)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.