María, una joven ucraniana de 23 años, residente en Kiev, que se ha instalado en una ciudad cercana la frontera con Rumanía junto a su madre y su hermano, relata para BTC la odisea de los refugiados que están intentando alejarse del frente de combate, especialmente cruento en las ciudades más pobladas de Ucrania, como la capital, Kiev, y Jarkov.

Medio millón de refugiados ha cruzado ya la frontera entre Ucrania y sus países vecinos, Polonia, Eslovaquia, Hungría y Moldavia. “Nosotros nos hemos alejado de la guerra, pero mi padre se ha quedado para luchar”, sentencia María.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.