Conformaban la rama canaria de una organización criminal dedicada al tráfico de hachís y cocaína desde Marruecos, liderada por un hombre de tal nacionalidad. Introducían la droga en las islas mediante embarcaciones neumáticas y tras ocultarla entre chatarra, era enviada a la península por vía marítima.

La operación policial culminó con la incautación de 1.270 kilos de hachís en una nave industrial de El Matorral.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.