»Hoy les pedimos inundar las redes de velas blancas en señal de luz para que Tomas, Anna y Olivia, regresen a casa como el marinero que ve el faro. Ayúdennos a iluminarles el camino compartiendo y no perdamos la esperanza.»

Este lunes, el sonar y el robot del buque Ángeles Alvariño hallaba en el fondo del agua una botella de oxígeno y una sábana que hora más tarde se confirmaba pertenecen a Tomás Gimeno, el padre de Anna y Olivia, desaparecidas en Tenerife el pasado 27 de abril.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.