El pasado domingo por la tarde, agentes de la Unipol de Santa Cruz de Tenerife intervinieron en un bar de la capital tinerfeña en el que se celebraba una fiesta ilegal, sin adoptar las medidas sanitarias vigentes ante el coronavirus.

Varios vecinos requirieron presencia policial por el ruido y la música del evento.

En el interior no se respetaba el uso de la mascarilla, ni la cantidad de personas permitidas por mesas. Se identificó a 32 personas y junto al propietario se constataron irregularidades administrativas y el funcionamiento ilegal del equipo de sonido y mesa de mezclas, informa la Policía Local de Santa Cruz de Tenerife.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.