La Policía Nacional, junto a la Europol, neutraliza a una célula yihadista que reclutaba mujeres para contribuir a «extender la verdadera religión». Los dos detenidos en Melilla y Mogán (Gran Canaria) buscaban adeptos para conformar un califato islámico por medio de la yihad combativa.

Tras ser adoctrinadas, las mujeres aceptaban matrimonios polígamos para que su descendencia -como madres de futuros muyahidines- aumentase exponencialmente la capacidad operativa del grupo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.