El Tribunal Superior de Justicia de Canarias impone 11 años de cárcel a un profesor de artes marciales por abusos a un menor de 9 años en 2018.

El acusado, propietario del gimnasio Hodori en Arucas, tendrá que abonar 40.000 euros al menor, que ha sido declarado víctima de los ataques sexuales. La sentencia impone al dueño del gimnasio 15 años de alejamiento de su víctima.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.