El Ejecutivo y la Casa Real pretenden llevar a cabo la estrategia de proteger a Felipe VI de los escándalos de su padre. Se barajan distintos tiempos para un pronunciamiento público del jefe del Estado, aunque lo más probable es que espere a la decisión de la Fiscalía. La vicepresidenta, Carmen Calvo, señala que «la Casa Real tiene que tomar sus decisiones y al Gobierno lo que le compete en este asunto es reafirmar el papel constitucional del Rey Felipe VI”. Y añade que “el Ejecutivo distingue muy claramente lo que son asuntos que afectan al exjefe del Estado, al Rey emérito, de la impecable labor que hace Felipe VI”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.