Los trabajadores de los servicios no esenciales, como la construcción o la industria, vuelven este lunes a sus puestos tras dos semanas de hibernación de la economía. El pasado 30 de marzo, el Gobierno endureció el estado de alarma y ordenó el cese de toda la actividad laboral no imprescindible para reducir la movilidad a la propia de un domingo. Muchos vuelven al trabajo este lunes con la reticencias de algunos sanitarios y la oposición de algunos políticos. Cataluña está en contra y Madrid expone sus dudas por el riesgo de rebotes. El debate en la comunidad científica busca equilibrar este riesgo con el impacto que tiene, en términos de salud a largo plazo. El confinamiento continúa, pero volviendo a las condiciones decretadas con el primer estado de alarma, el 14 de marzo. Pedro Sánchez acompaña esta decisión con el refuerzo de medidas de protección, como el reparto de 10 millones de mascarillas en el transporte público y la publicación de un protocolo de actuación.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.