Johnson impone el confinamiento domiciliario

El lunes el primer ministro del Reino Unido  imponía finalmente la cuarentena contra el coronavirus. Los ciudadanos sólo podrán abandonar sus hogares para comprar suministros básicos, atender necesidades médicas o acudir al trabajo.

Hace tan solo una semana los británicos seguían una vida prácticamente normal. Lo máximo que hizo el gobierno fue recomendar el teletrabajo, que se evitasen los viajes y no ir a los pubs. Con 6.726 infectados y 335 muertes en Reino Unido por el Covid 19 hasta ahora, Johnson reconocía anoche que lo mejor era quedarse en casa y afrontar la cuarentena.

¿El empecinamiento y la negativa a tomar medidas restrictivas antes pasará factura a Reino Unido? Haber bajado la guardia les puede salir muy caro.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.