Hoy conocerán historias de personas que no se han visto aceptados ni queridos por sus suegras, sus cuñados… por su familia política. Y es aquí cuando se generan situaciones muy complicadas en donde se debaten los sentimientos. Si ya es complicado para uno llevarse mal con unos suegros o cuñados, imagínense lo difícil que resulta para la persona que se encuentra en medio de esa batalla: la pareja. ¿Puede un conflicto de este tipo afectar y destrozar un matrimonio? ¿A quién elegiría usted primero: a su madre o a su marido?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.