Las afecciones más recurrentes derivadas de la calima y el polvo en suspensión son la obstrucción nasal y el picor de ojos. Las grandes concentraciones de polvo en el aire pueden llegar a agravar los problemas respiratorios.

Las partículas al ser tan pequeñas son respirables, llegando a nuestros pulmones y lagunas al riego sanguíneo. Cuando la calima permanece a lo largo de varios días se registra un aumento de los pacientes con dolor torácico y asma.

Amós García, Jefe de sección del Servicio de Epidemología del Servicio Canario de Salud, nos da las claves para afrontar estos episodios de calima.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.