Posiblemente sea uno de los miedos típicos que tienen los padres: la salud y el futuro de sus hijos. Ese miedo se convierte en en ansiedad cuando el hijo en cuestión es dependiente. Muchos de ellos se preguntan: “¿Qué pasará con mi hijo cuando yo ya no esté?” “¿Quién cuidará de él?”. La Ley de Dependencia podría ser la solución a esa incertidumbre vital… Lo sería si no fuera porque Canarias, según los últimos estudios, es la comunidad en donde más se tarda en percibir las ayudas que otorga esta ley. En nuestra comunidad, el retraso para la tramitación del expediente es de 785 días frente a los 426 de media en el resto del país. Un retraso que marca la calidad de vida de los enfermos y de las personas que los cuidan… Hoy conocerán las historias de madres, hijos y maridos abnegados, que sólo piden un poco de ayuda para cuidar a sus seres más queridos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.