Nacemos, nos bautizan, hacemos la comunión, luego viene la confirmación, te casas por la iglesia, mueres, te hacen un funeral, te entierran y si te has portado bien… irás al cielo… y si has sido malo… ya saben. Desde pequeños nos han inculcado o programado con estas directrices marcadas por la Iglesia católica. Al menos así era en la época de nuestros padres. La religión ha estado presente en todo lo que hacemos… Pero todo cambia a pasos agigantados, los valores, la ética… Según el último barómetro del CIS, España deja de ser católica y ya hay más ateos y no creyentes que católicos practicantes.
Ese mismo estudio refleja que el 22,7% de los canarios se consideran católicos practicantes frente al 52,3% que asegura creer, pero no son practicantes.
Otro dato: un 8,3% de los canarios se autodefinen como ateos y un 7,6% asegura no creer nada y son indiferentes al tema eclesiástico.

¿Creemos menos que antes? ¿Hemos dejado de creer en Dios o en lo que no creemos es en la Iglesia? Lo cierto es que los continuos casos de abusos a menores cometidos en el seno de la institución eclesiástica ha hecho que muchas personas desconfíen de ella.
Hoy en Las Historias de BTC el debate está servido.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.