Una joyería en Telde, Gran Canaria, era atracada a plena luz del día; el ladrón era apresado por los vecinos. Primero intentó realizar el robo en otro establecimiento, pero al no poder llevarlo a cabo, acudió a otra joyería cercana donde perpetró el atraco. El ladrón consiguió huir con las joyas del establecimiento pero la empleada con sus gritos alertó a los vecinos que lograron detenerlo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.