Antonio sufrió de primera mano los estragos de los incendios ocurridos en el mes de agosto en la isla de Gran Canaria. Tanto él como su familia, fueron víctimas de este terrible suceso perdiendo su casa y tierras alojadas en el municipio de Tejeda.

Antonio no puede hablar de lo ocurrido sin emocionarse, pues había comprado con mucha ilusión esa casa. Verla en ruinas le produce mucho dolor, pero ahora nuestro protagonista espera con ilusión una ayuda para poder empezar de cero.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.